La leyenda de La Bruja Blanca de Rose Hall (Jamaica)

La leyenda de La Bruja Blanca de Rose Hall (Jamaica)

Jamaica, un destino que nos hace pensar en hermosas playas, coloridos paisajes, gente alegre y un ambiente relajado. Además de todas las bellezas naturales con las que cuenta este hermoso destino, cabe mencionar que sus calles, junglas y pueblos están repletos de historia, tradiciones y leyendas… y ya que tocamos este punto, una de las más famosas es la de La Bruja Blanca de Rose Hall.

Todo comenzó cuando John Palmer, quien heredó de su tío la propiedad de Rose Hall, conoció a Annie Mae Patterson en 1820. Se casaron y se convirtieron en un matrimonio respetado. Sin embargo, aunque la evidencia de ese tiempo indica que fueron una pareja feliz y que no aconteció nada extraño al morir John en 1827, años después empezó a correr el rumor de que Annie lo había apuñalado hasta matarlo.

A John Palmer le sucedieron otros dos maridos quienes también murieron repentinamente; el segundo fue envenenado y el tercero fue estrangulado. Se dice que siguiendo las órdenes de Annie, algunos esclavos sacaron los cadáveres a través de pasadizos secretos  y los enterraron en la playa. La viuda declaró públicamente que las tres muertes se debieron a la fiebre amarilla.

Dentro de Rose Hall, Annie Palmer tenía poder absoluto, y cuenta la leyenda que lo utilizaba de forma cruel. Se dice que en la mazmorra situada en los sótanos de la mansión torturaba a los esclavos indisciplinados y abusaba de sus empleados. A pesar de todo, pocos intentaban escapar debido a los grandes cepos escondidos a lo largo del perímetro de la plantación.

Annie infundía en los esclavos un gran temor. Fue muy sonado que había aprendido los secretos del vudú en Haití, convirtiéndose en una poderosa hechicera. Utilizaba su magia para lograr sus objetivos.

Años después, cuando el Parlamento británico votó a favor de abolir la esclavitud, los terratenientes de Jamaica retrasaron la aplicación de las nuevas leyes, generando descontento en la población, originando en 1830 violentas revueltas. La rebelión llegó también a Rose Hall. Un grupo de rebeldes entró en la mansión, hasta llegar a la habitación de Annie Palmer. Tras matar a la Bruja Blanca, desfiguraron su cadáver y lo arrojaron por la ventana. Se cuenta que un vecino enterró sus restos en una tumba sin nombre, en donde alguien colocó tres cruces para supuestamente contener el poder de la hechicera, dejando un lado de la tumba libre, para que su espíritu pudiera salir a vagar por la Tierra.

Bruja blanca Jamaica

En la actualidad la mansión de Rose Hall en Jamaica está abierta a los visitantes. Es un lugar emblemático y una de las pocas residencias de los propietarios de plantaciones que aún sigue bien conservada. Cuentan que durante los trabajos de restauración aparecieron manchas de sangre en las paredes de una habitación, precisamente en la que Annie Palmer habría asesinado a su primer marido.

Envianos tus Comentarios

Tu direccion de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados son requeridos *