El pueblo fantasma de Yucatán

El pueblo fantasma de Yucatán

México es un país lleno de costumbres y tradiciones, y detrás de todas ellas hay un tejido de saberes populares, creencias, historias y leyendas que, con el paso de los años, de generación en generación, han ido formando este gran mosaico multicolor al que llamamos cultura.

Y es precisamente en esas historias y leyendas en las que la gente relata, a su manera, lo que sucede a su alrededor e intenta explicar, incluso, lo inexplicable. Tal es el caso del pueblo fantasma de Misnebalam, en la península de Yucatán.

Situado en el kilómetro 17 de la carretera Mérida – Progreso, Misnebalam es lo que queda de una hacienda henequenera de la comisaría de Santa María Yaxché, cuyo nombre, en lengua maya, significa ‘cola de jaguar’: Misné, cola de gato, y Balám, jaguar.

pueblo fantasma

En 1921, cuando la prosperidad brillaba en este lugar gracias a la producción del henequén y el pueblo estaba habitado por más de 150 pobladores, el propietario de la hacienda, Don Fidencio G. Márquez, fue asesinado en el sac-beh (camino blanco de terracería, en maya) que conduce de la comisaría de San Ignacio a su finca.

Este evento se encuentra registrado en documentos resguardaos en la Biblioteca Yucatanense y, a raíz de eso, comenzaron a suceder cosas extrañas, apariciones y sucesos que fueron atemorizando a los pobladores. Sin embargo, el caso más comentado es el de “Juliancito”, un pequeño niño de 9 años que aún corre y juega entre las calles de esta localidad…

¡Pero eso no es todo! También se habla de un monje que sube al techo de la iglesia con una túnica negra y abre los brazos en forma de cruz. Risas estremecedoras, voces, ruidos y casas abandonadas que encienden su luz a mitad de la noche, también forman par te de los sucesos paranormales de este pueblo fantasma de Yucatán, que poco a poco se fue quedando deshabitado.

Ya sea que te atrevas a visitar Misnebalam o no, durante tus vacaciones en el hermoso estado de Yucatán, no te puedes perder el impresionante sitio arqueológico de Ek Balam; aunque no es tan conocido como Chichén Itzá, cuenta con algunas de las esculturas mejor conservadas de la gran civilización maya. Además, desde la cima de la pirámide principal, podrás apreciar la exuberante selva maya.

Envianos tus Comentarios

Tu direccion de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados son requeridos *