Comala, Pueblo Mágico entre volcanes

Comala, Pueblo Mágico entre volcanes

Custodiado por el imponente Volcán de Fuego y el Nevado de Colima, el pueblo de Comala es una joya arquitectónica de calles empedradas y tejados rojos, un libro de páginas blancas que ha inspirado a grandes novelistas, y un verdadero deleite para todos los sentidos.

Situado a hora y media del bello puerto de Manzanillo, este lugar ha recibido la denominación de Pueblo Mágico, y no es de extrañarse pues, además de coloridas tradiciones, exquisita gastronomía y agradable clima, cuenta con una historia de más de 3000 años:

El nombre de Comala proviene del náhuatl y significa ‘lugar de los comales’, porque entre las antiguas culturas, como los olmecas, toltecas, chichimecas y tarascos, este lugar era conocido por la fabricación del comal, un utensilio de barrio utilizado en la cocina prehispánica y aún en la actualidad.

comala-pueblo-magico-volcan

 

Su plaza central data del siglo XIX, y en ella encontrarás un elegante kiosco blanco de hierro forjado, una fuente labrada en piedra y, en una de sus bancas, hallarás una escultura de bronce del gran escritor mexicano Juan Rulfo, quien narra incansablemente una de sus historias a un niño. “Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo”, contaba el novelista en una de sus obras.

Además de la parroquia de San Miguel Arcángel, una imponente edificación neoclásica construida dentro de los primeros 30 años del mismo siglo, dicha plaza se encuentra enmarcada por amplios pórticos y arcos, mejor conocidos como Los Portales de Comala. Allí encontrarás pequeños restaurantes o botaneros donde, tanto lugareños como turistas, se reúnen a pasar el día mientras disfrutan de la música en vivo de mariachis y tríos.

comala-pueblo-magico-5

Deléitate con un exquisito café orgánico acompañado de pan artesanal, conocido como picón de Comala, cuyo sabor a azúcar quemada es inconfundible; o bien, si buscas algo más fuerte, no dejes de probar el ponche elaborado a base de mezcal, tuxca (un tipo de mezcal de agaves endémicos) y frutas y semillas de la región, como granada, piña, cacahuates, nueces, entre otras.

Recorre las numerosas tiendas de artesanías y dulces regionales, y llévate alguno de sus productos típicos, como cocadas, sombreros de palma, huaraches o los mundialmente famosos perros colimotes bailarines, una representación prehispánica que simboliza la transmisión de sabiduría y conocimiento de los adultos mayores a las nuevas generaciones.

Perritos-prehispánicos-colimotes

¡Y eso no es todo! Si te quedaste con ganas de descubrir más de las bellezas naturales y culturales que esconde este destino, no dejes de visitar la hacienda Las Nogueras, la comunidad de Suchitlán y la laguna de Carrizalillo.

Envianos tus Comentarios

Tu direccion de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados son requeridos *